Buscar en este blog

miércoles, 23 de julio de 2008

Archivos fotográficos: digitalización y catalogación de fotografías

El Col•legi Oficial de Bibliotecaris-Documentalistes de Catalunya, entregó el pasado 23 de mayo en el acto de clausura de les 11es. Jornades Catalanes d’Informació i Documentació, el II Premio COBDC al mejor trabajo académico realizado durante los estudios de la diplomatura en biblioteconomía y documentación o la licenciatura en documentación.

El proyecto ganador fue Digitalización, catalogación y recuperación de información en los archivos fotográficos: un estado de la cuestión de Juan Alonso Fernández, quien mantiene sus contenidos actualizados a través del blog Documentación fotográfica

El trabajo dirigido por María Remei Perpinyà Morera, analiza la situación de los archivos fotográficos, siguiendo una exposición en tres fases que tratan de emular la tradicional cadena documental: digitalización (entrada), la catalogación (tratamiento) y la recuperación (salida).

Carro en el Paseo de la Independencia. 1904.

Archivo Fotográfico Ayuntamiento de Zaragoza


En esta entrada, vamos a recoger las recomendaciones sobre los procesos digitalización y la catalogación de fotografías.

1.- Digitalización
1.1. Fijar objetivos
Antes de llevar a cabo un proceso de digitalización hay que tener claros los objetivos perseguidos, puesto que serán estos precisamente los que condicionarán todo el proceso de digitalización. El establecimiento de propósitos ha de realizarse desde diferentes perspectivas y ha de tener en cuenta desde el coste económico hasta los beneficios a corto y largo plazo para los potenciales usuarios

1.2.- Estudio de usuarios
Un aspecto crucial es analizar la tipología de usuarios que se va a atender (fotógrafos profesionales, estudiantes, gente común, etc.), el tipo de usos que se dará a nuestros documentos (comercial, cultural, etc.) y los formatos y soportes existentes en nuestro archivo.
Estos aspectos son importantes porque marcarán la calidad de visualización e impresión que necesitarán las imágenes, los puntos de acceso y el nivel de la catalogación.
De la misma forma, el análisis de usuarios y documentos permitirá determinar que hay que digitalizar en primer lugar, es decir, establecer prioridades en función de, por ejemplo, fotografías más solicitadas, estado de conservación del documento o imágenes que deseamos promocionar.

1.3.- Planificar el trabajo
Una vez definidos los objetivos, y con un conocimiento claro de los costes y los recursos económicos disponibles, las características de la colección fotográfica (volumen, naturaleza, características técnicas y físicas, etc.), y las necesidades y uso que se va a atender, se planificará el trabajo, determinando:
  • Personal necesario
  • Equipos a utilizar
  • Formatos y resolución de las imágenes generadas
  • Dispositivos de almacenamiento de las imágenes
  • Sistemas de seguridad
  • Sistemas de migración
  • Propiedad intelectual
Un aspecto esencial de la planificación es determinar la infraestructura tecnológica que vamos a necesitar. El equipo mínimo con el que hay que contar es:

Unidad Central: el ordenador propiamente dicho, siendo necesarios procesadores veloces y, sobretodo, con una RAM muy alta

Periféricos: dispositivos de entrada y salida de información que se comunican con la Unidad Central a través de los buses, resultando indispensables los siguientes:
  1. El escáner
  2. Los dispositivos de almacenamiento: (disco duro, CDs, DVDs)
  3. Tableta digitalizadora: Se trata de un dispositivo muy útil, empleado sobretodo en el ámbito del diseño gráfico y en el mundo de la fotografía. Consiste en una tabla calibrada, conectada a nuestro ordenador, a través de la cual nos desplazamos con un puntero sustituto del tradicional ratón. Dicha herramienta es muy efectiva a la hora de manipular imágenes gracias a su elevado grado de precisión.
  4. El software: al margen de la base de datos que escojamos para gestionar nuestras imágenes será necesario disponer de algún software de tratamiento de imágenes digitales.
  5. La cámara: Hay determinadas fotografías que a causa de su naturaleza o de su estado de conservación no pueden ser sometidas a la potente luz que desprende un escáner. En estas situaciones se puede optar por la digitalización a través de la cámara fotográfica.
  6. Impresora
2.- Catalogación

El catálogo se ocupará de ofrecer una correcta descripción de las imágenes, y se estructurará, básicamente, en dos partes: representación del continente y representación del contenido. Igualmente, será importante añadir los datos de ingreso y localización del documento.

2.1.- La representación del continente: la catalogación descriptiva
La catalogación descriptiva o representación del continente nos permitirá definir el documento, sus condiciones de almacenamiento, su estado de conversación y su tipología.
Esta operación ha de tener en cuenta los siguientes campos:

  • Autor
  • Otros responsables (impresor, etc.)
  • Título
  • Fecha
  • Soporte
  • Formato
  • Cromía
  • Técnica o procedimiento,
  • Tipo de imagen (cuando sea necesario)
  • Intervenciones de origen
  • Estado de conservación
  • Número de imágenes (unidad simple o compuesta),
  • Fondo o colección que contiene la imagen
  • Referencias anteriores
  • Notas de la catalogación.
Para ello se recomienda especialmente el uso de las Reglas Angloamericanas por su flexibilidad y adaptación a los diferentes soportes y fondos.

2.2.- La representación del contenido: indización
La indización de documentos textuales ya significa, en sí misma, una tarea que requiere un considerable esfuerzo intelectual y que lleva aparejados unos niveles de subjetividad bastante elevados. Si a la dificultad intrínseca de la indización le añadimos las especificidades propias de las imágenes, resaltando en este caso la enorme carga emocional que acompaña a los documentos visuales, nos hallamos ante una operación que requiere una concentración importante.

Dentro de la descripción del contenido se debe incluir los siguientes campos:
  • Resumen del contenido
  • Descriptores de autoridades (personas y entidades)
  • Descriptores geográficos
  • Descriptores temáticos
Debido a su gran extensión y heterogeneidad, en fotografía se recomienda el uso de lenguajes documentales y se propone como contexto ideal el uso de un tesauro la elección del lenguaje documental está condicionada por la naturaleza del archivo (fondo, usuarios, etc.) y por la cantidad de recursos disponibles del centro.

2 comentarios:

Grafialuz dijo...

Luís?

Muy interesante!

Servicio Documentación CEPYME Aragón dijo...

Muchas gracias "grafialuz" y enhorabuena tanto por el trabajo premiado, como por el blog "Documentación Fotográfica" un blog que desde que lo conocí lo tengo agregado a mi lector de rss.