Buscar en este blog

viernes, 5 de diciembre de 2008

El libro electrónico

El libro electrónico se va abriendo camino de manera firme y gracias a los dispositivos móviles va ocupando paulatinamente territorios reservados al libro en papel. Los cambios de este nuevo soporte afecta a los distintos actores implicados: editoriales, bibliotecas, usuarios.
1.- Las editoriales

El Cluster audiovisual y el Cluster artes gráficas de la Comunidad de Madrid, acaba de elaborar el informe: El libro electrónico: Claves para entender un nuevo mercado, en el que se afirma que la digitalización del libro se está convirtiendo en una de las áreas de máxima preocupación por parte de las editoriales españolas.

Así, en una encuesta realizada entre un millar de profesionales del sector durante la celebración de la Feria del Libro de Frankfurt celebrada en octubre de 2008, la mayoría opinaron que el libro digital ganará al papel en 10 años. En esta feria además los libros clásicos no representaron más que el 42% del volumen total. Sin embargo, la misma encuesta reflejaba que el 60% de los editores no utiliza todavía libros digitales ni los nuevos soportes y sólo un 7% piensa que los libros electrónicos serán su principal fuente de ingresos dentro de cinco años.

La industria del libro, sumada al fenómeno de la digitalización, ha dado lugar a la aparición de distintos actores que conviven actualmente en este mercado:

Fabricantes de hardware que han creado dispositivos de lectura que permiten un almacenamiento masivo de libros, periódicos, revistas, etc. La mayor novedad de estos dispositivos respecto a otros soportes es la tecnología e-ink o tinta electrónica, en la que han eliminado el reflejo de una pantalla de ordenador habitual y permite leer textos con facilidad incluso a la luz del sol.

Algunos de los dispositivos de lectura más difundidos actualmente en el mercado son:
  • El Papyre 6.1 es un libro electrónico distribuido en España por la empresa Facthor Innovación. Es algo más grande que un libro de bolsillo, mide 184mm x 120.5mm x 9.9mm (grosor). También permite la reproducción de archivos de audio.
  • El Reader de Sony que es capaz de almacenar hasta 160 libros electrónicos o de integrar tarjetas de memoria externas. Sony cuenta con un eBook Store desde donde se pueden descargar libros electrónicos y otros documentos en formatos como Adobe PDF10, RTF, TXT, BBeB y Microsoft Word.
  • El dispositivo Readius, fabricado por la empresa holandesa Polymer Vision, tiene tamaño de bolsillo pero cuenta con una pantalla flexible y desplegable más amplia. Facilita el acceso a libros electrónicos y otros tipos de información. Readius cuenta además con capacidades de audio (como MP3) para podcasts, audio libros y música.
  • El Kindle de Amazon utiliza una tecnología propietaria, de manera que los libros que se puedan leer en ese dispositivo son incompatibles con cualquier otro sistema. Permite sin embargo comprar libros electrónicos directamente (sin ordenador) y con conectividad wireless en la Kindle Store y descargarlos en menos de un minuto.
  • El dispositivo Cybook admite varios formatos: Mobipocket, PDF, HTML, Txt, PRC, y PalmDoc y permite almacenar tanto música como libros y otros documentos en tarjetas SD. El Cybook ofrece la posibilidad de leer noticias RSS descargadas y otra información de Internet.
Proveedores de contenidos, páginas web como Amazon, Ebrary, Ebooks, Abebooks, Grammata o Bubok, que han creado comunidades de lectores y de las que pueden descargarse libros y documentos en versión electrónica.

Nuevas actitudes para nuevos medios

En Japón se está dando un fenómeno que está teniendo un considerable éxito: las novelas keitai o novelas para el teléfono móvil que se descargan y se leen en la pantalla del móvil.

La mayoría de los escritores de novelas keitai no tienen experiencia profesional como novelistas, y comienzan a escribir, fundamentalmente por un deseo de pertenecer a la comunidad de escritores y lectores de novelas keitai. Las webs de novelas keitai se han convertido en nodos de una comunidad en la que poder interactuar, emitir opiniones, continuar las historias, y acceder a una larga lista de títulos. En ocasiones los lectores de novelas keitai se convierten después en escritores.

Esto supone un auténtico cambio respecto al mercado editorial tradicional en el que los aspirantes a escritores enviaban sus manuscritos a editores y revistas especializadas, a la espera de ser seleccionados y publicados. Las novelas keitai sin embargo llegan directamente al público y ganan su fama por votación popular.

2.- Las bibliotecas

Las bibliotecas no están siendo ajenas a este fenómeno, por lo que en sus colecciones ya se van incorporando los libros electrónicos y todos los contenidos anejos que hayan sido generados en formatos digitales.

Así, en el blog Los futuros del libro se recogen algunos ejemplos:

La Biblioteca Rector Gabriel Ferraté de la Universitat Politècnica de Catalunya ha implementado un nuevo Servicio de Préstamo de Lectores de Libros Electrónicos . Los usuarios de la biblioteca pueden reservar y llevarse en préstamo un dispositivo de lectura cargado de de e-libros, en condiciones iguales a las de los libros convencionales. El usuario tiene a su disposición estos lectores y una extensa biblioteca electrónica de materiales generados desde la propia UPC o adquiridos a editoriales de libros digitales.

Algunas bibliotecas públicas de otras latitudes, innovadoras, ya han incorporado hace tiempo en su servicio mixto de préstamo, contenidos audiovisuales y digitales de toda índole. La New York Public Library ofrece libros electrónicos, archivos digitales en distintos formatos que pueden descargarse y leerse por un tiempo determinado.

3.- Los usuarios

Sin lugar a dudas el usuario o consumidor va a ser el principal beneficiario del desarrollo del libro electrónico, ya que como señala Javier García Marco, va a ver multiplicadas sus opciones en todos los frentes: bajada de precios, acceso a documentos que no podían ser comercializados en el modelo anterior, bibliotecas digitales públicas y privadas de gran tamaño, servicios añadidos ofertados por profesionales de la información, y posibilidad de elegir los proveedores de libros y servicios que más se adecuen a sus necesidades concretas en cada momento.


No obstante, según el informe El libro electrónico: Claves para entender un nuevo mercado, los consumidores demandan una serie mejoras:
  • Pantallas con las mismas ventajas de facilidad de lectura que la tinta electrónica pero que admitan también color.
  • Conectividad a Internet, posibilidad de descargarse y compartir contenidos en cualquier momento y en cualquier lugar.
  • Capacidad para añadir notas, subrayar, etc.
  • Compatibilidad total de ficheros (Mobipocket, pdf, txt, Palmdoc, etc).
  • Incorporar multimedia y proporcionar un entorno audiovisual más rico.
  • Desarrollo de herramientas que permitan ordenar, organizar, buscar, analizar y compartir la información.
  • Incremento de la cantidad de contenido disponible.
  • Mayor libertad de derechos para imprimir o copiar.
  • Fácil traducción a diferentes idiomas.
  • Dispositivo único que aúne teléfono, acceso a Internet, funciones de un ordenador, libro electrónico, etc.
  • Banda ancha ilimitada.
  • Comunidades tipo Facebook pero de lectores de libros que compartan otro tipo de contenidos.
Quien esté interesado en adquirir un lector de libros electrónicos, le resultará de interés consultar la Guía para comprar un libro electrónico elaborada por Soitu.es y en la que entre otras cosas podemos encontrar una tabla que compara los modelos más populares o/y fáciles de encontrar en España, con las especificaciones técnicas proporcionadas por los fabricantes, y el precio de venta en el momento de la redacción de la guía (septiembre de 2008)

Y quien quiera seguir profundizando en el conocimiento del libro electrónico, puede leer el nº 4 (jul. – ag. 2008) de la revista El profesional de la Información dedicado de manera monográfica a los libros electrónicos, y que contiene los siguientes artículos:

2 comentarios:

Carmen dijo...

Evidentemente, esto parece ser una revolución comparable a la que supuso la invención de la imprenta. El lector se irá acostumbrando poco a poco, los precios de los materiales electrónicos, tanto el soporte como el contenido, tendrán que ir bajando (porque si no no será asumible por la mayoría de las bibliotecas y/o usuarios particulares), los edificios bibliotecarios tendrán que modificar el diseño de sus instalaciones,los presupuestos se ajustarán a otros patrones...
Todavía hay mucha gente que no ve esta transformación en la manera de difundir el conocimiento, la literatura, pero es real como el cambio climático, por poner un ejemplo actual, no admitido por una parte importante de la población.

Servicio Documentación CEPYME Aragón dijo...

Coincido con lo que señalas Carmen. Este es un proceso imparable que nos obliga a todos los implicados a ir adaptándonos al cambio. Y en este proceso de cambio a los que ejercemos funciones de intermediación como las bibliotecas o centros de documentación nos va a obligar a replantearnos muchas de nuestras actividades.