Buscar en este blog

lunes, 23 de febrero de 2009

Medidas para proteger la red inalámbrica Wi-Fi de su empresa

La red Wi-Fi es una fórmula de conexión que permite conectar un equipo a una red con el fin de acceder a los diferentes recursos (impresoras, programas, servicios como Internet…) sin necesidad de cables. Es decir, la transmisión de la información se realiza por ondas, al igual que lo hace la radio o la televisión.
A la hora de instalar una red inalámbrica se debe tomar ciertas medidas para reducir los riesgos de un incidente de seguridad en su negocio; como puede ser que personas ajenas accedan a información de su empresa, que sea víctima de un fraude, que utilicen su red para fines maliciosos o simplemente que terceros consuman ancho de banda afectando al rendimiento.

Desde el Observatorio de la Seguridad de la Información del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO) se ha elaborado la Guía para proteger la red inalámbrica Wi-Fi de su empresa, dirigida a las empresas, especialmente a las pymes, ofreciendo medidas para proteger la red Wi-Fi. En la guía se distingue entre medidas básicas, que pueden ser abordadas por personas con conocimientos generales, y medidas avanzadas, que garantizan un extra de seguridad y para las que se requiere cierta instrucción técnica.

MEDIDAS BÁSICAS

Son aquellas medidas mínimas necesarias para disponer de una red Wi-Fi segura. Se pueden abordar con unos conocimientos básicos y con los manuales de uso de los dispositivos.

1.- Planifique el alcance de la instalación de modo que se ajuste a las necesidades de cobertura de su empresa, ya que cuanta menos difusión de las ondas fuera de sus instalaciones tenga, menores serán las posibilidades de una intrusión en la red.

2.- Cambie los datos de acceso a su router. Los routers y puntos de acceso que recibe cuando contrata el servicio Wi-Fi con algún proveedor suelen tener una contraseña por defecto para acceder a la administración y configuración del dispositivo. Esta contraseña, a veces denominada “clave del administrador”, debe cambiarse cuanto antes por otra contraseña que sólo Ud. conozca.

3.- Oculte el nombre de su red. Cuando usted intente conectarse a una red, le aparecerán todas las que se encuentran a su alrededor, independientemente de si pertenecen o no a su organización, y esto mismo le ocurrirá a cualquier persona ajena que escanee en busca de redes inalámbricas. Para evitar esto, al configurar el nombre de su red (o SSID) en el router, o en el punto de acceso, lo hará de forma que no se difunda el nombre de la red. De esta manera, si alguien quiere conectarse a ella, solo podrá hacerlo si conoce el SSID de antemano.

4.- Use protocolos de seguridad (y en lo posible el protocolo WPA). Mediante protocolos de seguridad que permiten el cifrado en función de una contraseña conseguiremos proteger tanto el acceso a la red como las comunicaciones entre dispositivos.

5.- Apague el router o punto de acceso cuando no lo vaya a utilizar, de esta forma se reducirán las probabilidades de éxito de un ataque contra la red inalámbrica y por lo tanto de su uso fraudulento.

MEDIDAS AVANZADAS

Medidas a adoptar para tener una garantía “extra” de seguridad. Para implementarlas es necesario disponer de conocimientos técnicos avanzados o contar con personal técnico adecuado.

1.- Utilice la lista de control de acceso (ACL) por MAC. La lista de control de acceso consiste en crear una lista con las direcciones MAC de los dispositivos que quiere que tengan acceso a su red. La Dirección MAC es un identificador único de los dispositivos de red de sus Equipos (tarjeta de red, móviles, PDA, router,...). Así que si cuando usted solicita La conexión su MAC está en la lista, podrá acceder a la Red; en caso contrario será rechazado al no disponer de la credencial apropiada.

2.- Deshabilite el DHCP en el router y utilice IP estáticas. Para dificultar la conexión de terceros a la Red se puede desactivar la asignación de IP dinámica por parte del router a los distintos dispositivos inalámbricos. Al deshabilitar el DHCP en el router cuando un nuevo dispositivo solicite una dirección IP, éste no se la dará, por lo tanto, si quiere conectar deberá indicar el usuario una dirección IP, una máscara de subred y una dirección de la pasarela o gateway (dirección del router) de forma aleatoria, lo que implica que las posibilidades de acertar con la IP de la red deberían ser casi nulas.

3.- Cambie la dirección IP para la red local del router. Para dificultar en mayor medida que personas ajenas se conecten a su red inalámbrica de manera ilegitima también es recomendable cambiar la IP interna que los router traen por defecto (normalmente 192.168.0.1). Si no se realiza el cambio el atacante tendrá más posibilidades de acertar con una IP valida y por lo tanto de comprometer la Red.

4.- Autentique a las personas que se conecten a su red. La autenticación de usuarios tiene sentido en entornos donde éstos sean siempre los mismos.

No hay comentarios: